Categorías
Marketing

OBPPC: una buena herramienta de marketing lowcost para crecer con rapidez

Hace alrededor de diez años empezó a escucharse una, por entonces, nueva estrategia de marketing que estaba dirigida a las empresas tecnológicas de reciente creación. Se trataba del Growth Hacking, que traducido viene a significar algo así como “crecimiento hackeado”. Pues bien, tras este anglicismo se incluyen todas aquellos métodos que una empresa puede seguir para conseguir que las ventas de sus productos y servicios se impulsen con una pequeña inversión en marketing.

Como decíamos, Growth Hacking nació para las startups pero la pandemia ha hecho que las necesidades de crecer a coste casi cero vayan mucho más allá de ámbito puramente tecnológico. Ahora bien, ¿están todas las empresas preparadas para incorporar este tipo de estrategias en su quehacer diario?

La respuesta es sí, ya que todos los negocios, especialmente los tradicionales, deben enfrentarse ahora a un escenario que ha cambiado y que es perfecto para la ejecución de soluciones como la llamada OBPPC, que veremos a continuación. Y es que es ahora cuando todas las firmas deben adaptar sus negocios con rapidez a los nuevos hábitos que los consumidores muestran. Al mismo tiempo deben gestionar el incremento en los canales de venta (con la irrupción del digital). Y todo ello con una crisis galopante que ha dejado temblando la tesorería de buena parte de las pymes.

Por tanto, la necesidad obliga a explorar a toda prisa soluciones de crecimiento rápido que requieren de una inversión mínima. En este contexto existen pocas alternativas mejores a OBPPC, especialmente para las empresas de consumo. Pero, ¿qué es OBPPC? Las siglas responden a Occasion – Brand – Price – Pack y Channel que se traduce en: Ocasión – Marca – Precio – Empaque y Canal. Pero en la realidad lo que significa es que la empresa tenga los productos o servicios para todas las Ocasiones, con las Marcas más adecuadas al target, con el Packaging y el Precio justos y servidas por todos los Canales disponibles.

En otras palabras, la estrategia OBPPC implica adecuar nuestra gama de referencias para que con ellas se pueda dar respuesta a todas las necesidades de los consumidores, incluidas las económicas, claro está. Gigantes como Coca-Cola han recurrido al sistema OBPPC para optimizar su portafolio. Pero eso no quiere que estemos ante una opción no válida para las pymes. Muy al contrario, conviene recordar que el Growth Hackinges un método para crecer de forma rápida y con poca inversión

Pero volvamos al caso de Coca-Cola para explicar cómo se lleva a la práctica OBPPC en una empresa de consumo. Desde que arrancó con esta estrategia, la firma de Atlanta ha cambiado precios, renovado productos, lanzado alguno nuevo y, sobre todo, ha adaptado los productos que ya tenía a todas las ocasiones de consumo. Esto ha implicado innovar en los envases y, también, impulsar la venta online.

En definitiva, Coca-Cola no ha descubierto nada nuevo para impulsar sus ventas sino que ha trabajado en profundidad en su gama para captar nuevos clientes, fomentar una mayor frecuencia en las compras, lograr que el promedio gastado de esas compras sea mayor y fidelizar a sus usuarios, ya sea con nuevos productos o con revisiones de lo ya conocido. Es decir: ha rediseñado su portfolio para maximizar su rendimiento.

Las preguntas que todo empresario debe hacerse.

Para replicar el éxito de Coca-Cola con el método OBPPC a pequeña escala, el emprendedor debe hacerse una serie de preguntas tales como: ¿cubrimos todas las necesidades de consumo? ¿La marca es adecuada para cubrir dichas necesidades o debe expandirse? ¿Es posible hacerlo sin dañarla? ¿Es coherente nuestra política de precios? ¿Necesitamos nuevos envases para incrementar y fidelizar usuarios? ¿Estamos presentes en todos los canales de venta?

La respuesta a las cuestiones anteriores y a otras similares será lo que facilite la implantación exitosa de una estrategia de Growth Hacking como OBPPC. Asimismo existe otro factor que también es fundamental para asegurar el triunfo en este sentido. Se trata de mejorar la comunicación y el entendimiento de dos áreas del negocio de la empresa que, equivocadamente, suelen ir por separado: marketing y ventas.

Y es que la colaboración de estos dos departamentos permite complementar la visión del consumidor con la del comprador, lo que facilita la identificación de oportunidades de negocio que impulsarán el crecimiento de la empresa.

Por tanto, aplicar OBPPC no implica inventar nada nuevo sino que es una estrategia que se puede implementar con todos los datos con los que ya cuenta la compañía. De ahí que se trate de una opción fácil, económica y rápida con la que los nuevos negocios también pueden impulsar su crecimiento en un momento de crisis como el actual. Por si fuera poco, al aumentar la velocidad en el desarrollo estratégico de la compañía se la prepara para competir en un entorno tan cambiante como el que existe hoy en día.

Fuente original: www.asesoresdepymes.com

Compártelo en: