Las claves para trabajar de forma remota

Son muchas las empresas estatales y privadas que han informado a sus trabajadores la posibilidad de continuar sus labores, en la medida de lo posible, a través del trabajo remoto, es decir, desde casa.

Para quienes lo apliquen, seguirán recibiendo su sueldo y beneficios de forma normal. Solo cambiará su locación de trabajo.

Para llevar el desempeño fuera de la oficina con éxito, podemos aplicar los siguientes consejos.

Estar cómodo dentro de una rutina

Antes de acudir a la oficina, cualquier trabajador lleva a cabo una serie de tareas que se repiten cada día, como preparar el desayuno, bañarse, leer noticias o verlas, etc. Realizar este conjunto de actividades aunque luego llevemos a cabo nuestro trabajo desde casa nos ayudará a hacer despertar nuestro cuerpo y nuestra mente, relacionando estas acciones como el preámbulo a lo que haremos después. Es decir, que seremos más productivos siendo rutinarios, por mucho que nos cueste.

Establecer un puesto ‘fijo’ de trabajo

Lo más oportuno es habilitar un espacio que se convierta en nuestra oficina. Para favorecer la concentración, decórelo como si de su oficina real se tratase, con algunos cuadros, plantas, material de oficina o fotos de tus seres queridos. De este modo, siempre que tenga que hacer algo le será más fácil y se concentrará más rápido. ¡Ah! Y, por supuesto, asegúrase de que tenga una buena conexión a Internet, espacio para analizar documentos y otros elementos, como teléfono, impresora o libros de consulta, en caso de necesitarlos.

Ser un buen comunicador y transmitir bien los mensajes

Estando en una oficina resulta muy sencillo poder hacer oralmente una pregunta a algún compañero para solucionar una duda, pudiendo repetirla las veces que hagan falta hasta lograr la respuesta que buscamos. A distancia, las únicas alternativas son el correo electrónico, el whatsapp (especialmente en su versión web) o el teléfono, pero en este último estamos supeditados a que nuestro interlocutor esté en condiciones de poder atendernos. Por ello, es imprescindible que seamos capaces de escribir bien lo que queramos decir, con todos los detalles para facilitar su comprensión y utilizando un tono que no indique brusquedad en ningún momento. De hecho, será fundamental que, incluso, escribamos un breve contexto que ayude al receptor a situarse en el tema lo mejor posible. Aunque nos llevará más tiempo, los resultados serán sensiblemente mejores mientras, en paralelo, fortalecemos los lazos profesionales con alguno de nuestros compañeros.

Tener la fuerza suficiente para vencer cualquier distracción

Estar solos en un espacio durante varias horas puede llevar a tomarse ciertos descansos que, en el caso de ser demasiado extensos, harán que nuestra jornada resulte poco productiva. Por ello, hay que ser tan disciplinado como para no dejarse vencer por la tentación del ocio. Una buena solución es marcarse hitos durante ese tiempo, como, por ejemplo, tener un descanso de quince minutos cada dos horas y lo mas importante, marcarse una hora para finalizar las labores, el trabajo remoto debe cumplir con un horario de inicio y final.

Utilizar las herramientas y aplicaciones tecnológicas

Sus aliados en el trabajo remoto serán su celular y su computadora conózcalos a fondo para mejorar su productividad. Los calendarios digitales ofrecen la posibilidad de establecer fechas precisas donde se organicen la entrega de reportes. También puede establecer cómodamente sesiones de vídeo chat para hablar con sus jefes o compañeros en cualquier momento. Son sólo algunos ejemplos, pero cada vez surgen más apps, muchas de ellas gratuitas, para mejorar nuestro rendimiento en el trabajo.

Fuente original: www.asesoresdepymes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *