Formación de trabajadores: 5 ventajas para las empresas

Las ventajas de llevar a cabo una formación continua y de calidad son muchas. Desde aspectos tangibles como la productividad hasta otros subjetivos como la motivación de los trabajadores. Los repasamos.

1.- Fidelización

Un trabajador que siente que la empresa invierte en él será un trabajador que, además de satisfecho, tendrá un mayor sentimiento de compromiso hacia la compañía. En otras palabras: que la empresa invierta dinero y tiempo en mejorar las habilidades de sus trabajadores refleja que los valora como piezas importantes de su maquinaria y que se quiere vincular con ellos a largo plazo, más allá de retribuciones u otros tipos de reconocimientos que pueden ser mucho más puntuales. La empresa, además, se ahorra de esta forma los costes de personal, recursos y tiempo que supone la fuga de empleados y el reclutamiento constante de nuevos trabajadores.

2.- Atracción del talento

Ofrecer cursos de utilidad real y que ofrecen posibilidades de proyección y crecimiento dentro de una empresa puede ser en muchas ocasiones un mejor reclamo a la hora de reclutar talento que aspectos puramente retributivos. Como parte del salario emocional, la formación puede convertirse en un valor añadido de la compañía frente a sus competidores, y parte del éxito en la construcción de una marca de prestigio.

3.- Transmite la filosofía de la empresa

El programa formativo de una empresa también puede servir para transmitir el ADN de la compañía: desde la misión, visión y valores de la empresa, incluidos en cada acción formativa como parte fija; hasta la orientación de la compañía en su sociedad gracias a la selección de las acciones formativas. Por ejemplo, una empresa con preocupación por la sostenibilidad y el medio ambiente, pondrá énfasis en cursos relacionados con estos temas; compañías que quieran reforzar su papel tecnológico, lo harán a través de acciones que promuevan la transformación digital. Tanto sus trabajadores como su imagen externa estarán impregnadas de esa filosofía.

4.- Aumenta la productividad y competitividad

Tener trabajadores cada vez mejor preparados, capaces de adaptar sus conocimientos y habilidades a los cambios del mercado, permitirá estar en mejores condiciones que la competencia, tener un equipo más competitivo y productivo, conseguir unos productos y servicios de mayor calidad y, en definitiva, tener mejores resultados empresariales. Sin olvidar, por ejemplo, que empresas cuya actividad pueda entrañar riesgos (hostelería, construcción, manejo de productos químicos, etc.) verán reducidos sus accidentes si llevan a cabo una formación correcta y adaptada de prevención de riesgos laborales y manipulación de herramientas de trabajo, entre otros. Y, por tanto, también reducirá el absentismo.

5.- Motivación

Relacionado con el primer punto, los trabajadores que reciban formación continua de calidad sentirán una mayor motivación en su empresa al sentir que son una pieza importante, que cuentan con ellos a largo plazo, y que invierten en hacerlos mejores profesionales. Son muchos los alicientes que pueden extraerse de la formación: que les sirva para realizar ocupaciones diferentes (tanto porque asciendan como porque se muevan dentro de las áreas de trabajo de la empresa); que les sirva para otros ámbitos más allá del laboral (por ejemplo, los idiomas o conocimientos empresariales); que la propia formación sea entretenida y amena (fomentando la participación, interactividad, los vídeos y hasta la gamificación); que les permita conocer a compañeros de otros departamentos en el caso de grandes empresas; y muchos otros.

Fuente original: www.asesoresdepymes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *