Oportunidades de negocio en el Internet de las Cosas “IoT”

Poco antes de dejar su cargo como presidente de EEUU, Barack Obama aseguró durante la Cumbre Mundial del Emprendimiento celebrada en Silicon Valley, que las pymes son clave a nivel global en la generación de empleos y en la promoción del crecimiento económico, siendo los sectores de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) junto al desarrollo de innovaciones limpias las que gozan de un mayor potencial para el futuro, ya que se espera generar un mercado superior a los 1,6 billones de dólares a lo largo de la próxima década. Por ejemplo a través del campo de IoT (Internet de la cosas).

En el complejo entorno empresarial actual, las pymes deben adaptarse forzosamente a las nuevas tecnologías, como el IoT, para mantener su relevancia con los competidores y acceder al mercado global, mediante distintas iniciativas, como por ejemplo:

 

  • Fomentando el crowdfunding

    Para conseguir una financiación adecuada y asegurar su crecimiento sostenible, sobre todo en las primeras etapas desde su creación, que suelen ser las más críticas. De este modo se impulsa la diversificación en el tipo de inversores y una comunicación global de las actividades y expectativas sobre la compañía.

  • Impulsar alianzas estratégicas con socios tecnológicos

    Que les permitan fortalecer sus capacidades adaptándose lo antes posible a cualquier tecnología nueva o tendencia emergente. De este modo, se minimiza el coste y, en consecuencia, el riesgo, ante cualquier inversión futura en materia tecnológica.

  • Captar clientes relevantes y empleados talentosos

    La apuesta por la innovación suele ser garantía de confianza para muchos stakeholders, como, en este caso, perfiles de trabajadores jóvenes y plenamente digitalizados, o consumidores que utilizan plataformas en la Nube para realizar sus compras.

  • Globalizarse con un ahorro de costes

    La necesidad de ubicaciones físicas, la publicación de folletos y otros documentos, o, incluso, el desarrollo de reuniones o conferencias, desaparece progresivamente, mientras crecen otras disciplinas como el análisis de big data, que permite a la pyme disminuir los riesgos de entrada en un nuevo mercado.

  • Explotar el marketing digital

    Los costes de las campañas de publicidad y comunicación se están reduciendo de forma rápida y progresiva gracias a la tecnología, que permite, además, localizarles a través de Internet y personalizarles los mensajes según la tipología y rasgos esenciales de los potenciales consumidores.

 

Sectores relevantes para las pymes en el IoT

A pesar de que se lleva años hablando del impacto que tendrá el Internet de las cosas (IoT) en nuestras vidas, sólo es desde hace muy poco tiempo que estamos comenzando a sentir sus efectos, como, por ejemplo, a través de relojes inteligentes que miden los parámetros corporales en tiempo real, a través de aplicaciones que permiten controlar desde el teléfono móvil la domótica de nuestras casas, o, en el caso de una tienda, colocando sensores en los estantes que aportan información sobre los productos más consultados y los horarios y tipología de clientes que los consumen. Un futuro muy cercano de integración global que, según Intel, implicará que el próximo año existan 200.000 millones de objetos conectados, con un efecto que será especialmente relevante en términos de productividad, experiencia del usuario, rapidez en la gestión de procesos o en el simple acceso a la información, que será en tiempo real, algo clave, por ejemplo, en el seguimiento de pedidos.

Aunque resulta muy ambicioso adelantar los campos en los que tendrá un mayor impacto esta revolución 4.0 cabe destacar algunos de ellos cuyos efectos ya están siendo visibles y que suponen, de hecho, un abanico lleno de oportunidades para las pymes:

 

  • Sanidad – La recopilación de datos será clave para dar solución inmediata a pacientes con patologías críticas, a través de, por ejemplo, marcapasos conectados a la Nube, pequeños robots que nadarán en nuestra sangre midiendo parámetros corporales o agilizando la relación médico-paciente mediante la comunicación a distancia.
  • Educación – Cambiará por completo en pocos años, a través de, por ejemplo, compartir contenidos online, favorecer la colaboración internacional en proyectos, permitir una formación más individualizada y especializada, o aprovechándose de los beneficios de la realidad virtual o adaptándose a las necesidades del mercado gracias al big data.
  • Turismo – En la última década, hemos sido testigos del cambio disruptivo que ha supuesto Internet para la cadena de valor del sector. En el futuro, se generarán nuevas oportunidades de negocio derivadas de la experiencia de satisfacción de los clientes, de las soluciones integradas de e-commerce o del impacto de la economía colaborativa.
  • Retail – La digitalización ha variado drásticamente el comportamiento de los consumidores y el modo de realizar el proceso de compra. En los próximos años, se trabajará en el abaratamiento de costes de servicios y procesos, en el conocimiento más profundo del cliente o en la gestión de excesos de demanda en periodos como Navidad.
  • Fabricación – La trazabilidad digital de los productos, la automatización total de los procesos y el rediseño de las fábricas serán hitos clave para las industrias en el futuro más inmediato. La velocidad y la calidad en los procesos de entrega marcarán la diferencia entre unas compañías y otras en entornos cada vez más competitivos.

 

Fuente original: www.asesoresdepymes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *