Los secretos del networking

A la hora de hacer negocios y networking, las primeras impresiones son fundamentales. De hecho, en estos tiempos es posible que aquella persona que podría convertirse en su próximo gran cliente se encuentre en la cafetería del evento al que usted también ha acudido. En este contexto, la primera impresión se ha convertido en un aspecto fundamental que cada empresario debe cuidar de cara a incrementar su agenda de contactos.

Es evidente que el buen networking no se consigue pasando horas y horas frente al espejo ensayando cada frase que vaya a pronunciar. Al contrario, bastan esta serie de consejos con los que logrará dejar una excelente impresión en los nuevos contactos que pretende realizar en un futuro próximo.

 

Definir con claridad nuestra actividad

El primer paso para iniciar una conversación que pretenda terminar en un importante contacto, es la claridad. Por tanto, usted debe explicar con sencillez qué es lo que hace. Piense que es posible que su interlocutor no sea un experto en el campo en el que usted se desarrolla. Pero eso no quiere decir que esa persona no sea válida como un contacto que pueda impulsar sus nuevos negocios y hacer networking.

Con la idea de transmitir claridad es necesario hacer un esfuerzo para que la conversación sea concisa. Es más conveniente resumir y concretar las virtudes principales del negocio, que contar seis o siete aspectos diferentes de su empresa. ¿Motivo? Es más fácil que alguien  se quede impresionado con una habilidad específica que hemos sido capaces de transmitir brillantemente, que con una dispersión de bondades difíciles de entender.

 

La clave está en escuchar

En un mundo lleno de distracciones, es necesario valorar que alguien presta atención a nuestra conversación. Por tanto, se debe hacer un esfuerzo y escuchar también lo que nuestro interlocutor nos quiera decir. Muchas veces las mejores relaciones no se consiguen hablando sino siendo capaces de escuchar lo que se nos cuenta. Por tanto, si en algún momento de una conversación considera que está hablando demasiado, utilice la fórmula de la pregunta para cambiar el foco de la conversación y situarlo en su interlocutor.

 

Conviértase en fuente de contactos

Incluso si usted carece de ello, debe hacer los esfuerzos que sean necesarios con tal de presentarse al resto como una persona útil y de confianza, y con una agenda importante. Por tanto, descubra cómo puede ayudar y busque a esas personas que pueden ser perfectas para resolver un problema puntual de otras personas. De esa forma su red de networking crecerá de forma exponencial, lo que sin duda beneficiará a su negocio. Quizá pueda pensar que por qué debe hacer usted el esfuerzo que corresponde a la persona que tiene el problema. Pero, imagine que está ante un inversor y éste le hace una consulta. Resolvérsela es la mejor forma de que usted le convenza en qué debe invertir.

 

Responda a los consejos que recibe

Resulta evidente que es halagador que alguien nos pida consejo. Pero también es cierto que si la persona que lo recibe lo ignora, es frustrante. Por tanto, si usted pide consejo a alguien, asegúrese de actuar de inmediato y tomar medidas acordes a lo que le han estado comunicando. Si no lo hace, es probable que su contacto sienta que ha perdido tiempo y energía y que, por tanto, no merezca la pena esforzarse la próxima vez que se encuentre en la misma situación, y usted acuda en su auxilio. Obviamente esto no quiere decir que tenga que tomar decisiones que sean perjudiciales para su empresa. En el caso de que esté convencido de que lo que le dicen no lo pude poner en práctica, dígalo y explique las razones. De esa forma, su interlocutor pensará otra solución y, si no da con ella, no se mostrará reticente a resolver sus problemas en el futuro.

 

Utilice el lenguaje corporal

A la hora de mejorar nuestras relaciones de networking es importante utilizar todas las armas que haya a nuestra disposición. La mayoría de las personas están tan concentradas lo que van a decir que se olvidan lo importante que son las señales no verbales. El lenguaje corporal puede ser igual o más importante que lo que usted dice.

Con el fin de transmitir confianza en la conversación utilice una postura relajada, con los brazos sueltos por los lados. No meta sus manos en los bolsillos o cruce los brazos. Esto puede indicar una actitud defensiva y, por tanto, escasez de confianza.

Debe asegurarse también de que la postura del cuerpo está alineada con los hombros. También debe mantener el contacto visual mientras se entabla una conversación. Ensaye este tipo de posturas, ya que la mejora del lenguaje corporal le generará la imagen de fortaleza y seguridad, que es necesaria para dejar una buena impresión en las personas que están a nuestro alrededor y que, no olvidemos, pueden ser nuestros futuros grandes clientes y, por ello, constituir importantes oportunidades de negocio que no se deben desaprovechar.

 

Fuente original: www.asesoresdepymes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *