La web responsive

¿Se puede imaginar una empresa exportadora sin página web? Parece una aberración inconcebible a estas alturas del siglo XXI, ¿verdad? Pues si hasta ahora era imposible lanzarse a exportar sin tener una buena página de presentación online, ahora lo inminente es adaptar esa web a los dispositivos que el público potencial utiliza para verla, es decir, los smartphones o las tabletas, ya que el ordenador cada día pierde peso frente a estos dispositivos móviles.

¿Se ha parado en alguna ocasión a comprobar cómo se ve su web en la pantalla de un celular o en una tableta? Si nunca lo ha hecho el susto puede ser mayúsculo. Efectivamente, nada está donde debería estar. Google tiene una web en la que consultar cómo está adaptada una página a los dispositivos móviles que ayuda a conocer los cambios necesarios para adaptarse a estos dispositivos.

Y es que, según los datos manejados por Google, el número de búsquedas desde un dispositivo móvil ha superado a las búsquedas desde un PC (ya sea portátil o de sobre mesa). Además, el 70% de las búsquedas a través de celulares es para resolver dudas inmediatas antes de adquirir un producto o servicio. ¿se puede una empresa perder la oportunidad de conseguir clientes por el hecho que su web no se vea bien en un dispositivo móvil?

La respuesta parece fuera de dudas, pero es que hay más. Otro elemento muy importante por el que la web de una empresa debe estar adaptada a los dispositivos móviles y es la geolocalización. Una variable cada vez más importante para el marketing, ya que permite enviar cupones descuento o desarrollar campañas diferentes en función del lugar del mundo en que se encuentra el cliente que visita la web.  Además, Google ha insinuado (nunca es muy transparente en su política de posicionamiento de búsquedas) que un contenido geolocalizado ‘puede’ tener un mejor tratamiento en su motor de búsquedas.

Después de leer todo esto, parece claro que argumentos sobran para ponerse manos a la actualización. Y para conseguirlo, además de contratar a un experto en el denominado responsive desing, conviene tener en cuenta algunas claves.

 

Destierra para siempre la sofisticación del Flash. Sí, esos espectaculares efectos que un día te dijeron que hacían muy moderna tu página, bueno pues tienen ‘el fallo’ que no se ven en los dispositivos de Apple. Además, por si no lo sabes, los expertos del comercio electrónico aseguran que los usuarios de un dispositivo Apple son mucho más proclives a comprar que los de Android.

 

Analiza tu audiencia. Para saber cuántos clientes puedes estar perdiendo será interesante que antes de modificar nada analices las estadísticas de tu página. ¿Cuántas visitas llegan desde móviles? ¿Está dispuesto a que todas esas sean incapaces de encontrar lo que buscan sólo por un problema de diseño?

 

Apuesta por la calidad. Nada de dibujos prediseñados en Windows o imágenes robadas de otras web sin calidad suficiente. Estamos en el mundo de la imagen, los usuarios se dejan conquistar por la foto más increíble y la cuelgan un sus muros de Instagram o Pinterest y lo mismo ocurre con los vídeos. Dejar pasar esas oportunidades, y la posible viralización de sus contenidos puede implicar perder una venta en algún lugar del mundo que tal vez, ahora, ni siquiera es posible imaginar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *